• SANTA-APOLONIA-1
  • SANTA-APOLONIA-2
  • SANTA-APOLONIA-3
COLINA SANTA APOLONIA
La colina de Santa Apolonia permite, desde su cima, contemplar la ciudad y el valle en su conjunto. Es un mirador natural, afloramiento de roca tobácea traquítica de la Era Terciaria, de color blanquecino y dureza relativamente baja. Se eleva a 2985 m.s.n.m. y se ubica al lado sur de la planicie. Para llegar a su cima hay que ascender aproximadamente 500 m., siguiendo las calles Dos de Mayo, San Martín y la Calle De la Cruz de Piedra.

Sus nombres aborígenes son: Inga Conga, Remitían, Rumi pascana. En el siglo XVIII, los naturales la llamaron Monte Alverna, debido a una capilla que allí se encontraba, pero ya desde el siglo XVI se le conoce como Santa Apolonia.La ocupación más temprana de la colina corresponde a la fase Torrecitas, del Período VI, hacia los 1200 años a.C. Por entonces modificó su cima, construyéndose una plataforma y algunas estructuras, que al parecer servían como tumbas.

A partir del siglo VII a.C. y durante todo el desarrollo de la civilización Cajamarca, la colina estuvo dedicada al culto de los muertos, se construyeron algunas tumbas de personajes importantes, a la vez que se mantuvo el carácter sagrado del sitio. A fines del siglo XVI, y antes de la conquista Inca de Cajamarca, Santa Apolonia aparecía ya como un cerro fortificado. Había sido amurallado y recortado en varios sectores de su ascenso, a la vez que en su cima se levantaban algunas estructuras poco elevadas. Originalmente debió tratarse de una plataforma sobre la que se le levantó un mochadero y en cuyo interior se levantaban varias cámaras subterráneas. Así la conocieron los españoles. Se dice que allí se levantaba el santuario a la sierpe, que los Incas respetaron.
Su carácter sagrado, vinculado a ritos agrarios, se mantenía todavía en el siglo XVIII.

Por los años 1946 – 1947, cuando se sucedía el primer gobierno municipal de Don Carlos Malpica Rivarola, se construyeron las escalinatas que se proyectan desde el Jr. Dos de Mayo. En 1966, el arqueólogo peruano Toribio Mejía Xesspe, llevó a cabo algunas excavaciones en la cima de la colina, dando mayor énfasis a los aspectos arquitectónicos, por lo que en el informe final de su trabajo anotó: «Cámara rectangular, de dos metros de largo, noventa centímetros de ancho y noventa centímetros de alto, paredes de diez hornacinas, cuatro en cada lado longitudinal y una en cada lado de los extremos. Construcción de piedra y barro. Techo de lajas largas en número de siete, con una porción central rellena con varias piedras, como si fuera el lugar de entrada.

LA CRUZ DE SANTA APOLONIA

- El 12 de enero de 1900 se colocó en la cima de Santa Apolonia una Cruz de madera para conmemorar el inicio del Siglo XX, siendo padrinos la señora Amalia Puga de Losada y el alcalde Provincial de esta ciudad, Don Víctor Castro Iglesias».  se la conoció como la Cruz del Siglo; en 1919, fue remplazada por una de cantería de tres metros de altura, fue dirigida por el Padre Ampuero de la orden Franciscanos; hasta que, en la década de 63, fue destruida por un acto terrorista, al amanecer de un Domingo de Ramos, ocasionando un gran descontento en el pueblo católico. En un acto de desagravio por esta herejía, los cajamarquinos ascendieron a la colina y se iniciaron las acciones tendientes a erigir nuevamente este símbolo cristiano (MUNDACA, Conrado. «Versión personal 22-05-95»). Las autoridades y la población decidieron sustituir la Cruz por una de concreto armado de 14 metros de alto.
LAS SILLA DEL INCA

Según Róger Ravines, probablemente durante el período Intermedio Tardío debieron tallarse las denominadas “Sillas del Inca”, altares propiciatorios de carácter agrícola, que aparece ya en la fase Cajamarca II, Intermedio Temprano.
La Silla del Inca, según la tradición son dos bloques de roca volcánica que aflora, y corresponden a la constitución misma de la colina, y que han sido acondicionados mediante talla. El primero se compone de tres entalladuras en forma de “U” evoca la fecundidad del vientre y el lugar de donde surge todo orden social y político, justificándose un mundo que ofrece seguridad a los súbditos y a los pueblos sometidos hacia fuera y en cada uno de sus vértices. Estas entalladuras se encuentran sobre una base o pedestal de forma trapezoidal que, a su vez, se asienta sobre una plataforma en la que existe una serie de pequeños canales y hoyos interconectados. 

El segundo bloque, más pequeño, lo constituyen dos esculturas de forma rectangular, asentadas también sobre un pedestal. Su forma y estilo rectangular fijas también en un pedestal. Su forma y estilo rectangular las acercan más a la silla que se encuentran en la región del Cusco. El carácter sagrado de estos monumentos, y de la colina misma está ubicado a ritos agrarios, que se encuentran aún en el siglo XVIII. En 1572, en una petición de Fray Francisco de Zamora y el visitador Francisco Alvares de Cueto, señalaba: en este pueblo de San Antonio de Caxamarca hay un cerro que los nativos y tienen todavía por huaca, y porque nuestro Señor no fuese desvivido con idolatrías. (Julio Sarmiento Gutiérrez - Tristán Revines (2009)

En 1739, los pedregales de este fidedigno cerro habían de establecer en manzana de la discrepancia entre Franciscanos y Bethlemitas, empeñados ambos en la edificación de sus referentes iglesias, los primeros de los nombrados solicitaron ante la Real Audiencia en Lima, el 9 de marzo del año 1739. La justicia procedió a fraccionar la colina de la cantera entre ambas órdenes religiosas, de esta manera se puso, fin al inolvidable y dilatado pleito.  

BREVE HISTORIA DE LA CAPILLA DE FÁTIMA

     En las vacaciones escolares de 1951, en febrero, visitaba la colina Santa Apolonia el Padre Silvano SS. CC., quien manifestó que en la cumbre debería construirse una Capilla. La idea fue bien acogida, con el deseo de dedicar el lugar sagrado a la Santísima Virgen para recordar sus apariciones en Fátima, por intermedio de la Religión Católica. Así pues, se empezó a realizar las gestiones con el Alcalde Fortunato Cacho Cépeda, quien envió un Oficio al Sr. Obispo con fecha 04 de setiembre, manifestándole “que, en su sección del 01 de setiembre de 1951, el municipio había acordado ceder el terreno que fuera necesario para la construcción del Santuario de la Virgen de Fátima, en la Colina de Santa Apolonia”.  El primer trabajo realizado en el terreno consistió en delimitar el terreno donado, por medio de estacas. En esta primera actividad empezaron a colaborar los estudiantes de los colegios de Santa Teresita y San Ramón que figuran a lo largo de toda la construcción, contagiando a la población su constante entusiasmo.

El terreno donado estaba en pleno cerro, sin tener un sitio plano; por este motivo, la segunda actividad se encaminó a preparar una explanada para la ubicación del edificio; desbastando la cantería. Para este trabajo, que fue el más duro, se contrató al Sr. ALEJANDRO RODRÍGUEZ PAJARES, perito en trabajo de esta naturaleza quien, con el manejo de explosivos y con peones contratados, trabajó arduamente hasta dejar una plataforma en el área necesaria para la construcción.El Ing. Luis Arrunátegui fue encargado de levantar los planos y, como primer trabajo de campo, trazó las zapatas que deberían ser el sostén de las columnas.

El 13 de mayo de 1952, se llevó a cabo la solemne bendición de la primera piedra, realizada por el Obispo Monseñor Pablo Ramírez Taboada, con padrinos, en un ambiente de cristiana alegría. Un mes después, los fieles se congregaron nuevamente; esta vez para asistir a la bendición de las columnas que sostenía toda la edificación.

A partir de este acontecimiento, la construcción fue avanzando sin detenerse ni un solo día encontrándose una persona que se encargara de comenzar y terminar la hermosa edificación, como la conocemos ahora. Se trata de Marcos Huaccha López; un modesto albañil, pero de cualidades excepcionales; a él se encargó de poner los primeros ladrillos, terminando con los acabados e incluyendo la pintura; fue el maestro de obra y también el capataz, o simple obrero, según las necesidades. Por su honradez y su constancia, cristiano a carta cabal, vivió y murió en la caseta de guardianía del Santuario; su cadáver se veló en un recinto sagrado a los pies de la imagen de la Santísima Virgen. 

El 13 de octubre de 1954, aniversario de la última aparición de la Madre de Dios, en Fátima, fue la fecha escogida para la bendición y la inauguración; con tal motivo se congregó el pueblo entero y en una noche inolvidable, con la celebración de la Santa Misa, se bendijo solemnemente el Santuario que se había edificado con tanto cariño y gran entusiasmo. En la construcción se invirtió S/. 150.00, dinero proveniente de limosnas recogidas de las alcancías colocadas en la Catedral y con ayuda de donaciones y obsequios, como la loseta comprada por las alumnas internas de Santa Teresita y llevadas por las mismas desde la fábrica hasta el Santuario, por jóvenes y algunas personas mayores, por las tardes (sábados y domingos de todas las semanas). Éste fue uno de los espectáculos que conmovió a la gente y sirvió para mantener siempre vivo el entusiasmo.

El Coro que fue de madera, tuvo un notable mejoramiento por la generosa colaboración del Sr. Lizardo Collantes.
Las campanas fueron fundidas en el Politécnico de esta ciudad y una fue obsequiada por el Sr. Roberto Cacho Cepeda.
El Altar, sus accesorios y otros muebles fueron construidos por los Hnos. JARA; el arbolito fue un obsequio del Sr. Guillermo Álvarez y adornados por los Hnas. Calderón.

Desde la construcción, el 13 de mayo de cada año, se ha consagrado como fiesta de la Virgen de Fátima, celebrándose con una procesión multitudinaria con motivo de la visita de la Virgen peregrina, traídos de Portugal. La Capilla es pequeña, pero ubicada estratégicamente para ser accesible a la mirada de todos los ámbitos de Cajamarca. Los miles de turistas que suben a la Colina, en busca de apreciar la belleza del panorama, también se encuentran con una acogida espiritual y un motivo de reflexión en la Virgen, Nuestra Señora de Fátima.
© Megatours 2017 . Developed by JMC ----- Horario de atención: Lunes a Domingo 7:00 am a 8:00 pm